domingo, 18 de diciembre de 2011

Viaje de luz




Necesito otra dosis para pasar de la ensoñación al acecho,

para compaginar las turbulencias de mi intuición poética,

para no caer enfermo por ausencia de fiesta,

para lanzar muy lejos esta flecha

que aún sigue en la espalda de mi infancia.


Necesito otra dosis para afrontar lo formidable de la vida.

Por eso canto derrota en papeles con pupilas.

Por eso fumo tabaco de pensar (fumar me hace más humo).

Por eso tengo un loco que clasifica nubes para sobrevivir

y nada de lo que escribe le pertenece.

Simplemente me dedico a estar aquí.

La palabra es un viaje de luz,

una nostalgia posible y no una caja

con palabras de oferta en el supermercado.


Me horroriza una permanencia insulsa,

A ciegas confío en que mi neurosis

se torne saludable y rubicunda.

Me da pavor el cambio que me anima.

Oigo el mar en mi cerebro, es un zumbido

que te avisa de algo en lo más hondo. 

mi tuétano